Ingresó el domingo al Hospital Belgrano con un grave cuadro de septicemia por intentar abortar con el tallo de un perejil

Como bien sabes, luego de un duro debate entre pro-vidas y personas a favor del aborto, el Senado argentino rechazó el pasado 8 de agosto un proyecto de ley para legalizar la interrumpción voluntaria del embarazo argumentando ‘asesinato’.

A menos de una semana de esta decisión, la primer víctima surgió: Liz (no es su verdadero nombre), una joven de 24 años con dos hijos.

De acuerdo con medios locales, la mujer falleció este lunes por la noche en un hospital de Belgrano del municipio argentino de San Martín luego de estar internada durante 24 horas por una infección sufrida tras realizarse un aborto de manera clandestina e insegura.

Al nosocomio Liz llegó con un shock séptico provocado por intentar interrumpir el embarazo con el tallo de un parejil.

«Hace años que no recibíamos un caso con perejil en las guardias. La ilegalidad somete a las mujeres más pobres a las prácticas más desesperadas»,declaró una doctora que prefirió el anonimato.

Al darse a conocer la noticia, los internautas reaccionaron y culparon al Senado. Crearon el hashtag #ElSenadoEsResponsable.

«Decenas de ellas hemos visto entrar a nuestros hospitales con cuadros sépticos y sabemos que, casi siempre, el desenlace será fatal. Es muy injusto».

Frente a esta situación el Colectivo Ni Una Menos convocaron una protesta en Buenos Aires para denunciar la falta de políticas públicas que llevaron a la muerte de la joven.

Fuente: https://vanguardia.com.mx