Un estudio de la consultora Ecolatina sostiene que a partir de los años 50, Argentina fue el país de Latinoamérica que menos creció en términos per cápita. La inflación promedio en la Argentina fue del 4% mensual en los últimos 60 años, es decir que el país registra cada 15 días la misma suba de precios que tarda un año en las naciones desarrolladas.

De esta forma, perdió la supremacía regional y hoy el ingreso por habitante se ubica en el tercer lugar, detrás de Chile y Uruguay. Pero el crecimiento del país no sólo fue magro, también se caracterizó por una elevada volatilidad. De los últimos 100 años 40 fueron recesivos, en términos del PBI por habitante. Cerca de 36 años mostraron caídas del PBI de hasta 8% y en 6 ocasiones se observaron retrocesos de entre 8 y 15%.

Esta situación contrasta con Chile, país que sufrió sólo 28 caídas y Uruguay 25 en el mismo período. Si el análisis se focaliza en los últimos 30 años, en ese período Chile sufrió dos recesiones y la Argentina once. Durante los últimos 60 años la inflación promedio se ubicó en cerca de 4% mensual.