julio 29, 2021

Argentina Al Dia

Noticias e Información de Argentina

En Argentina el dinero no alcanza para comprar carne

La crisis económica por la que atraviesa el país, con una moneda devaluada e inflación, ha generado que un producto tan típico como la carne no sea accesible para los ciudadanos. A su vez, se han presentado saqueos a cadenas de supermercados en varias ciudades del país.

AFP

El derrumbe de la moneda argentina, de más del 50% desde enero, estimuló la inflación que cerrará cerca del 40% en 2018. La crisis económica por la que atraviesa el país ha hecho que productos de la canasta básica, como la carne, se encuentren a precios inaccesibles para los ciudadanos.

«Ya basta. No se puede vivir siempre con sacrificio. El precio de la carne aumenta todos los días», denuncia Ezequiel González. Como muchos argentinos, ya no confía en el gobierno, incapaz hasta ahora de contener la crisis financiera.

Recientemente, un supermercado en la ciudad de Moreno puso en oferta la carne milanesa. Una multitud de compradores esperaba impacientemente para alcanzar a obtener el producto a bajo precio. A la salida de los congeladores, las personas se abalanzaron sobre el carro con la mercancía, que no pudo llegar ni siquiera a los estantes.

Por su parte, el Gobierno de Argentina advirtió hoy que no va a permitir los «intentos» de generar «incertidumbre» mediante desmanes en medio de la «situación difícil» que vive el país, luego de que en los últimos días se registrara media docena de intentos de saqueos a comercios.

«No lo vamos a permitir. Sabemos que hay una situación difícil (…). El saqueo es un intento de generar incertidumbre y es lo que nosotros no vamos a permitir», afirmó hoy la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La ministra precisó que, desde el viernes pasado y hasta la noche de este martes, se han registrado seis intentos de saqueos en las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Chubut y Chaco.

El más grave fue en esta última provincia, donde un adolescente de 15 años murió durante un saqueo a un supermercado.

Fuente: https://www.elespectador.com