Con Gabi en Cariló

0
82

Por Onó, el Insuperable ·

Las playas argentinas han vuelto a convocar a la gente más linda del país, aburrida ya de costas extrañas. Por eso me decidí a sorprender a Gabi visitándola en Cariló.

Ahora que Pato sofocó la guerrilla secesionista Mapuche y el Presidente fomenta el herido turismo patagónico desde una humilde localidad austral, nada más reconfortante que acompañar a la esforzada Vice en su cruzada por devolverle a la arena patria todo el prestigio que había perdido con las invasiones populistas de viandantes subsidiados.

La crónica de mi visita estoy seguro que hará las delicias del vecino ávido de aprendizajes y ejemplos de vida.

Imagen relacionada

En primer término debo decir que mi llegada incentivó la natural tendencia de Gabi al poliglotismo: así como deslumbró a monsieur Macrón con una alocución de bienvenida mejor articulada que la de cualquier nativo galo, a mí me recibió dando muestras de dominio del japonés coloquial más atildado, digno de un Hirohito.  Sus finos modales y exquisita cultura brillaron desde el primer minuto compartido.

Resultado de imagen para michetti macron Resultado de imagen para hirohito

Antes de remontar la rambla que lleva al mar le obsequié un ejemplar de lujo del Reglamento del Senado, texto que cualquiera sabe que Gabi conoce de memoria y aplica sin hesitar, con justeza quirúrgica, en la Cámara Alta. Lo atesoró de inmediato, ilusionada con agrandar la colección de ediciones selectas con la que profundiza su  inigualable saber parlamentario.

Ya en el camino hacia la playa iniciamos la edificante conversación que engalanó mi día costero de la mañana a la noche. Tan preocupada por el destino nacional como por la educación de su retoño Lauti, tuvo la deferencia de consultarme sobre las mejores maestrías que se dictan en el Imperio del Sol Naciente, del que sabe soy oriundo y tan fiel amante como del cambio. Ella, a pesar de las calumnias camporistas, aún guarda celosamente ese dinerillo que le obsequiaron para invertir de la mejor manera en la formación de su niño mimado.

Resultado de imagen para michetti carilo

La educación, como se darán cuenta, la desvela más que a Horacito y a Soledad. Pero lo que me llenó de alegría fue descubrir su vocación docente, sin dudas postergada por su talento de estadista alterna. La fresca paz de la carpa fue escenario propicio para que me instruyera con la naturalidad esperable de un sabio en vacaciones. Gracias a su claro didactismo tuve la suerte de acceder, ¡al fin!, a los arcanos del PBI y la moderna economía. Su conocimiento de las estrategias para hacer del mercado interno vernáculo una panacea, confieso, me dejó boquiabierto.

La hora de la merienda nos sorprendió charloteando con la alegría de los que tienen la suerte de vivir en un país tocado por la varita mágica de Mauricio. Entre sorbo y sorbo de té verde coincidimos en que cualquier forastero que desconociera las dotes del líder juzgaría ─no sin fundamento─ que el bienestar popular es en verdad excesivo. La preocupación que expresó Gabi ensombreció por un instante mi buen humor: ¿tanta bonanza no pervertirá al vecino de orden, no lo llevará a la indisciplina, a dormirse en los laureles de la holganza?

Para tranquilizar mi ánimo, la excelsa Vice me presentó la solución en bandeja: fomentar la meritocracia hasta las últimas consecuencias. No en vano, remarcó orgullosa, una de sus primeras acciones en el Honorable Senado fue darle a su prima, empleada de la casa postergada por la injusticia K, la categoría y emolumentos que su abnegación laboral merecía.

Resultado de imagen para paparazzi

La prensa atrevida, que no respeta la plática elevada de dos entusiastas del cambio en comunión espiritual, irrumpió con cajas destempladas en busca de alguna declaración con la que justificar sus elevados salarios.  Me despedí con una reverencia de Gabi, atrapada entre micrófonos indiscretos. Escuché sus primeras declaraciones. Me llenó de orgullo democrático esa frase que fulminó a los paparazzis: “Eché a 3500 tipos del Senado”. No tuvo que aclarar que se trató de una deskirchnerización por el bien de la República. Hasta el más vil paparazzi lo sabe. ¿O no?


Resultado de imagen para michetti carilo

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here