¡Calumnian a Maru!

0
145

Por Onó, El Insuperable ·

La calumnia vil abofeteó la cara más alegre de la cocina del cambio. Un infiltrado burló los controles de una de las empresas energéticas que invierte a chequera suelta para mejorar la calidad de su filantrópico servicio y descargó en un tuit todo su veneno camporista contra Maru, acusándola de hurtar energía eléctrica. Los pasquines no tardaron en hacerse eco de la difamación.

p12mb

Así como hay gente del riñón de Mauricio en los puestos clave para la grandeza del país, también están los de su paladar: Margarita, Martiniano y Maru son el sabroso alimento del cambiemismo que más reconforta al Presidente. Esta exquisita Triple M sazona de asistencia al hambriento, buena gestión quilmeña y simpatía inigualable la patria nueva. Herir a Maru es lo mismo que darle una artera patada en el estómago al estadista que vela por nuestros destinos.

El malvado columniador se abstuvo de aclarar que la cocinera y madre argentina fue sorprendida en su buena fe por un franquiciario pícaro ─tal vez K encubierto─, tan avaro como para pretender no pagar, colgándose cual planero cebado, las ínfimas cuentas de luz del local que explota gracias al talento ajeno.

Resultado de imagen para doña petrona y juanita
Doña Petrona C. de Gandulfo y Juanita

La creatividad sin par de Maru la llevó a ofrecer con generosidad su franquicia como oportunidad de negocio para el que quisiera aprovechar el tesoro gastronómico con el que ella abrió el apetito nacional. La doña Petrona del cambio, de vacaciones con su prole y sin una Juanita que le cubriera la retaguardia, se encontró a la vez con la afrenta de dos canallas.

 

La maldad populista organizada logró mancillar el buen nombre de la cocinera a través de mofas impiadosas en las redes sociales. Ni hablar de cómo aprovecharon la ocasión para extender la diatriba al Presidente y todos sus buenos hombres. ¡Y pensar que todavía hay vecinos cándidos que se niegan a aceptar la existencia de la Internacional K, que opera de Palermo a Groenlandia!

Si el exceso de tolerancia de Mauricio  no acelera el desmantelamiento de esta nefasta logia planetaria haciendo un llamamiento a los primeros mandatarios del mundo, en poco tiempo el buen nombre y honor de la gente más linda de Argentina valdrá menos que la lira turca. ¿O no?






Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here