La UCR (real) se le plantó a Macri: el caso Córdoba

0
147

El conference call no resultó como la Casa Rosada pensaba. Desde Buenos Aires hablaban Marcos Peña, Rogelio Frigerio y el radical Alfredo Cornejo. En Córdoba escuchaba Ramón Mestre. La tarea era convencer al cordobés de que se bajara de su pretensión de presentarse como candidato a gobernador y le dejará el lugar a Mario Negri. ¿La razón? El macrismo, dicen, lo prefería a Negri enfrentando a Juan Schiaretti. ¿El problema? Que al radicalismo cordobés lo maneja mayoritariamente Mestre y, como es lógico, no cae bien en Córdoba que las decisiones de los radicales de la provincia las tome Mauricio Macri desde la Casa Rosada. ¿El resultado? Mestre le comunicó que ni muerto se bajaba de la candidatura a gobernador que quedará consagrada hoy cuando a las 20 cierre el plazo para presentar listas en esa provincia.

Ese juego de relaciones no solo es esencial para Macri sino también altamente peligroso. El Gobierno nacional de Cambienos lo trató bien al intendente de Córdoba capital en los últimos años. Mestre tiene un enfrentamiento directo con Schiaretti, al punto que mantiene una demanda judicial con él. Al mismo tiempo Schiaretti es el peronista que mejor relación tiene con Macri y de hecho el presidente ganó la elección de 2015 en buena parte por el voto cordobés. No debería el PRO molestar mucho a esa provincia. La situación es un laboratorio de lo que viene sucediendo entre las minimizadas broncas radicales en las internas provinciales con el PRO y los resultados de las elecciones locales.

Ayer La Pampa dio otro ejemplo de lo que esta sucediendo. (Ver pág. 17) Allí no hubo forma de evitar la PASO de Cambiemos, mientras que el peronismo si fue con candidato único. Esa interna la ganó ayer el radical Daniel Kronenberg que tenía enfrente al candidato de Macri. Carlos Mac Allister. Los radicales locales, que también estaban enfurecidos porque consideran que la acusación por abuso sexual contra su correligionario y candidato original Juan Carlos Marino fue una operación, insistieron con la PASO y aplastaron a Mac Alister por 65 % contra 35 % de los votos.

Sin caer en el ejemplo de la Capital Federal, donde la PASO de Cambiemos tiene alternativas posibles evaluadas por Enrique Nosiglia y Rafael Pascual que van desde mantenerse adentro del redil oficial hasta armar candidaturas nacionales con Martín Lousteau , (en estos días en la India junto a Mauricio Macri), en el resto del país los ejemplos de problemas se multiplican.

Volviendo a Córdoba, la batalla no solo es por la candidatura a gobernador de Mestre. Irrita, por ejemplo, que mientras los radicales lo desplazaron con votos a Luis Juez de la intendencia de Córdoba Capital, ahora Cambiemos lo lleve como candidato para el mismo puesto y hasta pretenda que la UCR lo vote.

Tal es la furia que el propio Mestre ya anticipó que si la Casa Rosada se sigue metiendo en la elección cordobesa puede llegar a retirar a sus cuatro diputados nacionales (la mayoría de esa provincia) del Interbloque Cambiemos.

Cornejo por su parte ya anunció que Mendoza desdobla de la elección nacional. De hecho una ley lo obliga a hacerlo y, aunque podría haberse rebelado, no lo hizo. Resta esperar otro disgusto anunciado en Jujuy. Gerardo Morales avisó que aún no tomará la decisión sobre cómo irá a elecciones, pero todo indica que también desdoblará la provincial de la nacional. No parece que sea tiempo ya para negociar algún cambio.

FUENTE: www.ambito.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here