La intimidad de Cristina Kirchner en Comodoro Py: selfies, un viejo amigo y un cruce mudo con Bonadio

0
92

Solo se cruzaron un minuto y no hubo palabras. Sólo sonó en el aire un frío y protocolar «buen día». El  juez Claudio Bonadio y la ex presidente Cristina Kirchner volvieron a verse hoy en los tribunales de Comodoro Py, cuando la senadora se presentó esta mañana para cumplir con las ocho indagatorias que había dispuesto el magistrado.

Fue un clima tenso, pero no cambió de las anteriores ocasiones cuando tuvo que desfilar por el mismo juzgado por las causas de dólar futuro, Los Sauces, Memorándum con Irán y los cuadernos. Sin embargo, al finalizar el trámite, la ex mandataria saludó a los funcionarios.

Algunos empleados judiciales y ordenanzas lograron sortear el fuerte cerco impuesto en el cuarto y quinto piso del edificio y alcanzaron a verla. Ella posó para sacarse sonriendo una foto con ellos.

CFK junto al empleado Ricardo Albornoz

CFK junto al empleado Ricardo Albornoz

Sofía Corradini, empleada de la Fiscalía General N°4 ante la Cámara Nacional de Casación Penal, a cargo de Javier De Luca (referente de Justicia Legítima), también logró su foto con CFK (@sofiacorradini)

Sofía Corradini, empleada de la Fiscalía General N°4 ante la Cámara Nacional de Casación Penal, a cargo de Javier De Luca (referente de Justicia Legítima), también logró su foto con CFK (@sofiacorradini)

El dato de color lo aportó el abogado José Manuel Uberia, que intervino en la causa AMIA y defiende actualmente en la causa de los cuadernos al ex director de Yacyretá, Oscar Thomas. Es un histórico crítico del juez Bonadio y tensó su relación con Stornelli desde la explosión del expediente cuadernos.

Cuando estaba Cristina Kirchner esperando para declarar, Ubeira se acercó a la secretaría para ver la causa y dijo en voz alta: «La corrupción mata… La de este edificio«. Cristina lo oyó y se acercó a saludarlo. «Reconocí esa voz«, le dijo. Se dieron un beso y se sacaron juntos una selfie, contaron testigos a Infobae.

Aunque las indagatorias todavía no habían concluido, la ex jefa de Estado ya había hecho pública su declaración a través de las redes sociales, apenas minutos después de llegar al edificio de Retiro. Pero no la eximió de tener que cumplir con el trámite de declarar en las ocho causas. Seis fueron en la secretaria 22 y otras dos en la secretaria 21. Fueron casi dos horas de permanencia en la sede judicial.

Otros tiempos: Eduardo Valdés junto al papa Francisco. El ex embajador hoy acompañó a CFK  a Comodoro Py (Télam)

Otros tiempos: Eduardo Valdés junto al papa Francisco. El ex embajador hoy acompañó a CFK  a Comodoro Py (Télam)

Con un fuerte operativo de seguridad en el cuarto piso, que impedía la circulación por el ala Retiro del edificio, incluso para los curiosos que querían mirar desde lejos, Cristina Kirchner llegó acompañada por sus abogados, Carlos Beraldi y Ari Llenovoy. Cuentan testigos que la ex presidenta no reconoció en ese momento a ese joven letrado. «Ah, pensé que era uno de éstos» en alusión a los habituales habitantes de Py, dicen haberla escuchado decir.

También la acompañaron su secretario Mariano y Eduardo Valdés, el ex embajador ante el Vaticano y diputado del Parlasur.

Si bien Valdés ya la había acompañado en otras indagatorias, la presencia del ex diplomático no pareció inocente: su nombre apareció en las escuchas aportadas por Elisa Carrió a la Justicia en donde se lo oía hablar por teléfono en la cárcel con el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi.

Esa información y otros diálogos de Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vida, apuntan a un supuesto complot por parte de ex funcionarios kirchneristas contra el fiscal Carlos Stornelli. Esta vez, el dirigente Juan Grabois no la acompañó porque estaba en Roma, pero le hizo llegar su saludo.

FUENTE: www.infobae.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here