Peor en alimentación, salud, educación y trabajo

0
118

Un informe de la UCA es concluyente: entre el 2015 y el 2018 se registraron retrocesos en las áreas de alimentación, salud, educación y trabajo.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Coordinado por Agustín Salvia y con la autoría del licencia en Sociología Juan Ignacio Bonfiglio, especialista en Condiciones de Vida, Hábitat y Estratificación, el Observatorio de la Deuda Social Argentina perteneciente a la Universidad Católica Argentina presentó un documento llamado: “Pobreza multidimensional fundada en derechos económicos y sociales. Argentina urbana: 2010-2018”.

La idea del informe es presentar una visión más abarcativa sobre el tema pobreza el cual la mide oficialmente en su población a través de los ingresos corrientes de los hogares (método de Línea de Pobreza) pero que, para muchos especialistas, es mucho más amplia que la insuficiencia de ingresos y que tanto la pobreza como las condiciones de vida que experimentan las personas no pueden ser evaluadas de manera “indirecta”, incluso aunque se moneticen los recursos no monetarios.

Así, el propósito del informe de la UCA radica en la elaboración de una medida de pobreza que contemple distintos elementos que involucran tanto el bienestar a partir de la capacidad de agencia que otorgan los ingresos para acceder a bienes y servicios en el mercado, como así también el goce de una serie de derechos sociales y económicos consagrados en la legislación nacional e internacional.

Alimentación

En el área de alimentación, el estudio mide (siempre en porcentaje de hogares) la “inseguridad alimentaria”, es decir, los hogares que redujeron de manera involuntaria la porción de comida y/o la percibieron de manera frecuente experiencias de hambre de algún componente del hogar por problemas económicos.

Así, el porcentaje que para el 2010 era de 6,0% y que se redujo en un 20% para fines del gobierno kirchnerista, alcanzando el 4,8%, en lo que va de Cambiemos retornó a valores de 2010.

Salud

En 2015 el porcentaje de hogares que no accedían a atención médica era del 14,6%, mientras que los que no accedían a medicación, rondaban el 13,5%. Con las políticas de Mauricio Macri, siempre según la UCA, dichos valores treparon al 17,5 y 17,3% respectivamente, siendo los peores valores de la década.

Educación

En materia educativa, siempre según el informe de la UCA, los parámetros de inasistencia no han mejorado respecto a 2015, y en 2018 continúan abarcando al 3,1% d ellos hogares. Lo que sí ha empeorado es el rezago, tanto a nivel primario como secundario, pasando el primero del 10,6 al 12,1 % para el período 2015-2018, y el segundo del 21,9 al 22,8% de los hogares para el mismo período.

Trabajo

Por último, en materia de trabajo, el estudio mide dos ítems. Por un lado, la afiliación al sistema de seguridad social, que indica cuando “el hogar no cuenta con ningún ingreso registrado en la seguridad social proveniente de a) empleos en relación de dependencia o por cuenta propia. b) jubilaciones o pensiones”. En este caso, para el 2015 el porcentaje era de 24,5% en 2015, creciendo para el 2018 al 28,2%.

El otro ítem mide el Desempleo de largo plazo, es decir, cuando al menos un integrante del hogar se encuentra desempleado durante un período mayor a 6 meses. Para este caso, el índice creció del 3,3% en 2015 al 4,1% en 2018.

Conclusiones

El estudio de la UCA concluye que en 2018 tuvo lugar un importante incremento de la pobreza en un contexto fuertemente inflacionario y de estancamiento económico. Tras el descenso observado en 2017, 2018 asume el valor más alto de la serie, afectando la pobreza al 23% de los hogares y al 31% de la población. Esta tendencia se explica principalmente por el deterioro de los ingresos de los hogares que no eran pobres por ingresos pero se encontraban en situación vulnerable en relación a las dimensiones de derechos consideradas.

A pesar de que se observan mejoras en relación a la evolución en algunas dimensiones de derechos, esta tendencia tiende a equilibrarse con el deterioro experimentado en otras dimensiones de derechos fundamentales, como alimentación y salud o trabajo, por otra parte los hogares que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad por carencias representan una proporción muy importante del total ubicándose cerca del 40%. Estos aspectos contribuyen a que el deterioro en los ingresos reales de los hogares tenga como consecuencia un fuerte incremento en la pobreza multidimensional.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here