Nueve millones de vacunas en veremos

0
54

Salud todavía no distribuyó los insumos para la campaña antigripal 2019. La vacuna está indicada para evitar las posibles muertes de personas comprendidas en los grupos de riesgo. Las dosis deben ser distribuidas entre las provincias, pero ni siquiera ingresaron aún a las cámaras refrigeradoras oficiales para su posterior envío.

Por la Redacción de Página 12. Foto: Telam

Las dosis para la campaña de vacunación antigripal de 2019, indicada para evitar las posibles muertes de personas comprendidas en los grupos de riesgo, aún no ingresaron a las cámaras refrigeradoras oficiales como paso previo a su distribución entre las provincias. Por la falta de las nueve millones de dosis que el ex ministerio de Salud de la Nación debería haber adquirido, ya están reclamando funcionarios y especialistas del sector salud.

Incorporada al calendario nacional de vacunación en 2011, la vacuna antigripal está corriendo la misma suerte que otras del calendario obligatorio que están en falta crónica desde hace meses, como la Sabín, la triple bacteriana acelular y la antimeningocócica. Como agravante, los sanitaristas consultados coincidieron en que ya se perdió todo el mes de marzo para inmunizar contra la gripe a las millones de personas que deben ser protegidas. Por ejemplo, ya se podría haber avanzado en la vacunación del personal de establecimientos de salud, generalmente los primeros en hacerlo.

Hasta 2015, el ministerio de Salud de la Nación recibía las dosis en la última semana del mes de febrero, y durante los primeros días de marzo se distribuían entre todas las jurisdicciones.

A la fecha, el área específica de la ex cartera sanitaria nacional que tiene a cargo la logística de la estrategia de vacunación –que también fue devaluada en el organigrama oficial– sólo ha comunicado a las provincias los lineamientos técnicos de la campaña, sin especificar la fecha en la que podrán contar con las dosis. Esto dificulta a las autoridades locales toda posibilidad de programación sanitaria, lo que redunda en la aparición de riesgos evitables para la población.

Aunque a fines de marzo el Consejo Federal de Salud sesionó en la Ciudad de Buenos Aires, la vacunación antigripal no formó parte de la agenda de trabajo de los ministros de Salud de las provincias, según confiaron fuentes que participaron en el encuentro. Al momento, tampoco han sido convocados los expertos que conforman la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), el organismo técnico que asesora a las autoridades nacionales para definir políticas vinculadas con las vacunas.

La preocupación crece en los equipos de salud y en los responsables de epidemiología de los municipios bonaerenses, porque no sólo no ha comenzado la distribución de las vacunas, sino que además las áreas descentralizadas del ministerio de Salud de la provincia –las regiones sanitarias– todavía no han comunicado el cronograma de entregas ni el número de dosis asignadas, y las vacunas no están en sus depósitos.

“Es de conocimiento público que tanto el ministerio de Salud Provincial como la secretaría de Salud de la Nación vienen desatendiendo el cumplimiento del calendario regular de vacunación, discontinuando la provisión de distintas vacunas y desabasteciendo a los vacunatorios del material descartable”, alertó Mario Rodríguez, epidemiólogo del Foro Popular de Salud, el brazo sanitario del PJ nacional.

“Hace un año esto fue denunciado por los responsables de inmunizaciones de las 23 provincias. Con estos antecedentes, se hace necesario alertar e interpelar a las autoridades sanitarias y políticas de la Nación y de la provincia para que a la brevedad informen la situación y provean las vacunas para a campaña antigripal 2019”, aseguró Rodríguez. El especialista añadió que “tanto en 2018 como en 2017 la campaña comenzó a mediados de marzo y también ya el año pasado hubo entregas fraccionadas que generaron baches o discontinuidad en la campaña”.

“En el último reporte que recibimos desde el Programa de Inmunizaciones dijeron que en abril recibiríamos las vacunas, pero no nos dieron los cronogramas”, dijo en declaraciones al diario “El Territorio” Blanca Duarte, directora de Inmunizaciones del Ministerio de Salud Pública de Misiones.

Para el vicepresidente de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el tucumano Pablo Yedlin, “en esta oportunidad, a diferencia de las anteriores, la vacuna antigripal se produce en la Argentina. Yo visité la fábrica hace tres semanas y ya habían producido más del 60 por ciento de las dosis destinadas a la Argentina, o sea que ya no es como antes, que la importábamos”. El legislador aseguró que la secretaría cargo de Adolfo Rubinstein “mantiene deudas del año pasado con el laboratorio productor, con el agravante de la devaluación y de que todos sus insumos son importados, por lo cual están muy complicados”.

En medio del silencio oficial, quien informó días atrás acerca de las características de la campaña de vacunación antigripal 2019 fue Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), que afirmó que estará disponible en el país una nueva vacuna que protege contra cuatro cepas del virus, dos A y dos B, y “amplía en hasta un 25%” la cobertura de los tipos virales que circulan”. Según la especialista, la nueva vacuna protege contra las cepas AH1N1, AH3N2, B Yamagata y B Victoria, mientras que la anterior protegía contra dos cepas A y una B.

En ese marco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó a mediados de marzo la nueva estrategia contra la gripe 2019-2030, para “prevenir la influenza estacional, controlar la propagación de animales a humanos y prepararse para la próxima pandemia”, precisó el organismo.

“La amenaza de influenza pandémica está siempre presente, ya que el riesgo de que un nuevo virus se transmita de animales a humanos es continuo”, afirmó el director general de la OMS, Tedros Ghebreyesus, quien alertó que “no se debe preguntar si tendremos otra pandemia, sino cuándo”, y por eso “debemos estar atentos y preparados: el costo de un brote de gripe será mucho mayor que el precio de la prevención”.

La infectóloga Silvia González Ayala, integrante de la CoNaIn, afirmó que la entidad no ha recibido oficialmente “ninguna información sobre la demora en el inicio de la campaña”, y añadió que sus integrantes fueron “citados a una reunión el 9 de abril para la cual aun no nos enviaron el temario”. “La circulación del virus de la gripe es absolutamente impredecible, y debemos pensar que desde que nos vacunamos hasta que efectivamente estamos protegidos pasan dos semanas más”, alertó la especialista.

El ex ministro de Salud de la Nación durante la gestión kirchnerista, Daniel Gollan, razonó que el retraso en el inicio de la campaña redundará en que durante “los primeros meses de frío vamos a tener una población de riesgo enorme sin vacunarse, lo que producirá mayor cantidad de casos de morbimortalidad en todo el país”.

El coordinador de los equipos de salud del Instituto Patria sumó otra arista conflictiva: “se da la paradoja de que si llegan las vacunas tarde, las dosis deben desecharse porque ya no sirven para el año próximo, con lo cual se produce no solo un daño en la salud sino también un daño económico, porque son recursos que no se utilizan correctamente”.

“Que esto esté sucediendo en forma frecuente implica que hay una intencionalidad del gobierno, porque no pueden haber tantos errores repetidos todos los años. Pareciera ser que se quiere naturalizar estas graves falencias, de modo que de persistir este gobierno será el justificativo para decir que es mejor descentralizar la compra de vacunas en las jurisdicciones provinciales, sacándose así la responsabilidad de cuidar a todos los argentinos”, concluyó Gollan.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here