Tras aceptar la oferta de Vidal, Baradel convocó a un nuevo paro para este jueves

0
111
A

En calurosos debates internos y por “fallo dividido” la mayoría de los gremios docentes aceptó la oferta salarial del Gobierno bonaerense y podrían firmar el acuerdo paritario para los aumentos salariales del período 2019. De esta manera, el gobierno de María Eugenia Vidal lograría garantizar un ciclo lectivo normal en el sistema educativo provincial en el año electoral.

Todo quedó en potencial por los sorpresivos «condicionamientos» que impuso el Suteba de Roberto Baradel. Aunque en el plenario votaron a favor de la propuesta de aumento, anunció un cese total de actividades en las escuelas para este jueves 4 de abril, para sumarse a la movilización de la CTA. La medida coincide con un paro que también realizará ese día en la ciudad de Buenos Aires UTE.

El sindicato Udocba, de menor representación, fue el único que rechazó de lleno la oferta de Vidal por «insuficiente» y convocó a un paro para este jueves y viernes.

En un congreso de delegados de la FEB y en otro de Sadop (que agrupa a docentes privados) los representantes de toda la provincia decidieron aprobar el esquema que planteó el Gobierno en la última reunión de partes. Según los sindicalistas, la consulta en las escuelas tuvo «resultado parejo», pero alcanzó para avalar la iniciativa oficial en esas entidades.

El domingo lo habían hecho Uda y UPCN (que tienen menos afiliados y están enrolados en la CGT). Udocba negó por completo la propuesta. Es la entidad que preside Miguel Díaz, el dirigente que en la primera reunión provocó un escándalo con insultos y agresiones a los funcionarios porque no le permitían transmitir en vivo el encuentro.

En el caso de Suteba se incluyeron algunas exigencias, a cambio de la aceptación. La creación de una comisión para seguir el mantenimiento de las escuelas y una comisión para cuestiones «socioeducativas» forman parte de esta plataforma. Pero hay dos que para el gobierno son imposibles de aceptar: el no descuento de los días de paro; y la suspensión de los sumarios a docentes por presunta «persecución gremial».

Pero además, Suteba dispuso (por fuera del Frente Gremial que integra) adherir a las protestas que realizará esta semana la CTA (la central de trabajadores alineada con el kirchnerismo): una protesta en los distritos el 3 y un paro «total» el 4. Además decisión «impulsar un paro general» en el mes de abril.

La oferta salarial consiste en un ajuste trimestral en el haber de maestros y profesores de acuerdo con los índices de inflación que informe el Indec. Serán mejoras que se aplicarán en marzo, junio, septiembre y diciembre de este año. Pero además, se consolidó una mejora de haberes de 15,6% a pagar en dos tramos (abril y agosto) en concepto de recomposición por la pérdida salarial de 2018. Todo supeditado a la firma del acuerdo que está en suspenso por las exigencias de Suteba.

Con este esquema, a partir de este mes, un maestro de grado que recién comienza a dar clases pasaría de los 16.710 pesos que percibe ahora a 18.743 pesos. Para el educador que ya registra 12 años de antigüedad, el sueldo de 18.881 pasaría a partir de el convenio a 21.245 pesos.

En el Ministerio de Economía provincial dijeron que el «salario promedio del sistema» quedará al final del recorrido de mejora planteado para esta primera etapa en 37.065 pesos. O sea, ése es el resultado de dividir el total de los fondos que se usan para pagar sueldos, por el número de agentes que trabajan en escuelas de todo el territorio.

El año pasado, la administración de Vidal no pudo cerrar un convenio paritario para los 350.000 agentes que se desempeñan en escuelas públicas y que cobran subsidios por su actuación en colegios privados. Eso derivó en un extenso conflicto que arrastró 29 jornadas con protesta en las aulas. Hubo huelgas convocadas por las entidades provinciales, adhesiones a convocatorias de centrales nacionales y también cese de actividades por episodios trágicos como la muerte de dos educadores luego de la explosión de una garrafa en Moreno.

En todos los ámbitos deliberativos que realizaron los docentes en estas horas se insistió en la necesidad de «reforzar los presupuestos de infraestructura».

Los pasos que restan para sellar la clausura de un conflicto que comenzó a fines de 2017 y se mantuvo latente por más de 14 meses son burocráticos, pero nada está definido. Los gremios notificarán por escrito la respuesta a la oferta que se concretó hace menos de una semana en la tercera reunión entre partes. Y el Ministerio de Trabajo llamará a todas las entidades a rubricar las cláusulas del documento que fija formas y modalidades del aumento para 2019. «Si el escrito de Suteba viene con esos requisitos habrá que revisar todo. La de hace una semana fue la última propuesta del gobierno», dijeron esta tarde en despachos de la Provincia.

FUENTE: CLARÍN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here