junio 20, 2021

Argentina Al Dia

Noticias e Información de Argentina

Sapos del mismo pozo

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

La vieja costumbre de acordar tácitamente en todos los ámbitos que un año electoral debe entenderse como periodo obligado de postergaciones también se verifica en este crítico 2019. Retorna la condena al limbo de la espera, la simulación y la oquedad discursiva. La presión se acumula tras las puertas cerradas a la realidad.

Frentes opositores, grandes acuerdos, uniones de emergencia y utópicos consensos amplios siguen siendo parte de los lugares comunes predilectos que invoca el grueso de dirigentes con pretensiones de salir bien parado tras haber hecho la vista gorda durante el curso de alguno de los tantos procesos destructivos que sufrió el país. La virulencia del inocultable daño macrista exacerbó la inauténtica invocación hasta límites cuasi hilarantes. A ella se plegaron otra vez, sin dudar, economistas, politólogos de estudio televisivo y empresarios a sabiendas, claro, de que así se cubre de hojarasca el polvorín.

La idea de clase política devenida en casta se da por sentada, con inherente beneficio de olvido. Las biografías de las figuritas repetidas de la dirigencia argentina atraviesan las décadas como catálogo rotativo del cargo público ligado a un libro de pases partidario ─al mejor estilo futbolístico─ a ojos vista de una ciudadanía reducida al vecinalismo fan. PRO-Cambiemos puso a prueba la amnesia social con un exitoso reciclado de estampas malogradas puestas a la venta en nuevo empaque. Demostró que ni los productos más espurios jamás serán descatalogados.

Resultado de imagen para lombardi y bullrich

El macrismo fue una burla mucho más humillante a la credulidad ciudadana que la Alianza generadora del “que se vayan todos”. Fue, ante todo, la carcajada postergada a ese rechazo ensayado a principios de siglo como escarmiento demostrativo de condena social. Cambiemos situó a la clase media reincidente ─la real y la autopercibida─, con sus codiciados indecisos, tan al borde del ridículo como para prever que difícilmente aceptase de buenas a primeras haber sido engañada. El estigma de la negación de la candidez cívica es una pesada carga a la hora de volver a decidir en base a convicciones no reñidas con intereses propios.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Mientras se vive la incertidumbre en medio del limbo  de rigor, el único acuerdo que parece claro entre todos los aspirantes al voto es la necesidad de demostrar moderación cueste lo que cueste. La construcción de semejante imagen, que atraviesa todo el arco político, mantiene intacta la agenda impuesta por los medios en favor del oficialismo. Así avanza la movida judicial del lawfare, se estira la agonía especulativa que apadrina el FMI y se sientan las bases para que la prometida campaña vietnamita de Peña Braun estalle en la previa comicial.

Si bien la decisión de Cristina Fernández “generó un cimbronazo en el tablero”, la moderación forzada al límite impide hasta el momento instalar “la idea de que viene algo distinto y nuevo porque, además, el mundo es otro”, idea que para Ana Castellani resultaría fundamental si se pretendiese superar al macrismo con la amplitud suficiente que permitiera gobernar.

Por ahora, en el escenario de danzas preelectorales, tanto la legión de moderados como las vedettes de comité parecen sapos del mismo pozo decadente. Argentina no goza del tiempo eterno que ostentan los moros de la Torre dell’Orologio*. El limbo de la indefinición y la diletancia ya se ha extendido en demasía.

 

Alenric – @ale_enric

 

Resultado de imagen para moros de la torre orologio

 

* Y los “mori” de la torre del Orologio volvieron a dar las horas, atentos a su ya muy viejo oficio de medir el tiempo, aunque hoy les correspondiera martillar entre grisuras de otoño, envueltos en una lluvia neblinosa que, desde el amanecer, asordinaba las voces del bronce. (Alejo Carpentier)


urtubey-massa.jpg

Fuente