Samsung presentó en Brasil su nueva línea de televisores 8K con pantallas de gran porte

0
96

El arribo de los televisores 4K (es decir, usualmente, una resolución de 3840?×?2160 pixeles) a la Argentina se ha dado de forma paulatina en el último tiempo. Gran parte de los usuarios han aprovechado las ofertas de las últimas ediciones del Hot Sale y CyberMonday para reemplazar las viejas pantallas del hogar y adquirir televisores Ultra HD.

Ya con algunos años de circulación en los mercados, dicha tecnología tiene asegurado algo de suma importancia: el contenido. Hay material audiovisual en Netflix para ser apreciado en esta resolución cuando se dispone, además, de una buena conexión con internet. Lo mismo sucede con YouTube y otros servicios, sin olvidar los discos Blu-ray 4K, elemento esencial para cualquier coleccionista.

Mirando un poco más adelante, aparece la tecnología 8K, que plantea el recambio tecnológico que está por llegar en las pantallas. Si bien el término no nos es ajeno, dado que algunas marcas han mostrado sus modelos en las últimas ferias como la CES o la IFA, Samsung organizó un seminario en la ciudad de San Pablo, Brasil, donde presentó sus nuevos modelos 2019 de televisores 4K y 8K con tecnologías que, según el fabricante, pronto estarán disponibles en el país.

La familia Q

La línea 2019 de televisores Samsung QLED (la Q es por Quantum Dot Display) incluye varios modelos de diferentes tamaños y resoluciones. El tope de gama es el Q900 8K (7680 x 4320), que estará disponible en modelos de 98″, 82″, 75″ y 65 pulgadas; sí, el más grande tiene una pantalla de imponentes dos metros y medio en diagonal. También mostró los modelos Q90, Q80, Q70 y Q60, con resoluciones 4K.

Más allá de las resoluciones y los tamaños, el diferencial (que Samsung se encargó de destacar durante el evento) es el nuevo modelo del procesador Quantum, que permite sumar interesantes características a estos dispositivos. Puesto que el contenido en resolución 8K nativa es escaso en el mercado, el procesador puede escalar la imagen para mejorar el contenido 4K y que luzca bastante similar al 8K verdadero.

En el evento tuvimos la posibilidad de ver una demo en 4K en un TV modelo 2018 y el mismo material reproducido en el Q900; la diferencia de calidad fue sustancial. Más detalle, bordes más redondeados, reducción de ruido, mejor contraste, eliminación de partes borrosas y un ángulo de visión más amplio sin perder detalle. Esta mejora en calidad de imagen en los modelos de TV 2019, también se mostró con contenido Full HD y hasta con material SD transmitido en vivo, logrando una mejora significativa de calidad.

El reclamo más importante que se les hacía a los televisores QLED, en comparación con la tecnología OLED (por Organic Light-Emitting Diode) era que esta última lograba mejores niveles de negros. Para su línea 2019, Samsung mejoró este aspecto logrando negros mas plenos, acercándose así bastante a los OLED.

Donde sí se notó la diferencia fue en los contrastes de colores, mostrando tonos más vivos.

La nueva tecnología del procesador Quantum no solo contempla mejoras en calidad y escalado de imagen, también hace lo propio con el sonido, haciéndolo más envolvente y reforzando los graves.

Y los nuevos televisores QLED tienen, además, un Modo Juego, que, según el fabricante, enriquece la experiencia con las consolas PlayStation 4, Xbox y Switch.

Otra característica de estos televisores es de un Modo Ambiente mejorado. Esta opción invita a dejar el televisor encendido mientras no se está mirando, entrando a un modo de ahorro de energía que puede informar acerca del clima, la hora y hasta mostrar obras de arte. También se puede configurar un Modo Fiesta, con efectos de iluminación.

También se hizo hincapié en las imágenes fantasmas (un defecto conocida como burn-in), que se producirían en televisores con otras tecnologías, como la OLED. Al respecto Martín Hilgert, gerente de márketing de estos productos en Samsung de Argentina, dijo a la nacion que «Las tecnologías basadas en materiales orgánicos, como las pantallas OLED, sufren de un desgaste que atenta contra la calidad de imagen del televisor. El burn-in es el resultado de este desgaste, lo que deja un daño irreparable provocado por la exposición prolongada a una misma imagen en un período de tiempo, como puede ser el marcador de un partido de futbol, el menú de un video juego, o el logo de algún canal. Los QLED eliminan el riesgo a sufrir este tipo de fallas.»

Cuestión de contenido

La mejora en la visualización del contenido 4K con la posibilidad de escalarlo y llevarlo a algo similar al 8K (con el Q900) es un paliativo mientras esperamos la llegada de contenido 8K nativo. «El contenido escalado no tiene la misma calidad que el contenido nativo, pero se acerca bastante», indicó uno de los disertantes del evento. Estas migraciones de una resolución a otra han exhibido clásicamente, y por obvias razones, este talón de Aquiles.

Japón parece ya haber tomado cartas en el asunto. En diciembre de 2018, comenzaron la programación regular y la transmisión de contenido 8K. Por otro lado, en el verano de 2020, Tokio será la sede de los Juegos Olímpicos de Verano y la cadena NHK se ha comprometido que tengan una cobertura total en 8K.

Llegada local

De todos los modelos presentados en el seminario, el que tiene llegada confirmada al país es el modelo Q60, en diferentes tamaños. Según Samsung, el lanzamiento será en algún momento del segundo semestre de este año.

El Q60 es un televisor 4K que presenta las mismas posibilidades que sus hermanos mayores en cuanto a la escalabilidad y las mejoras de imagen al reproducir contenido Full HD o HD.

Fuente: lanacion.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here