Legislador de Schrödinger

0
83

Apenas Ofelia Fernández aceptó ser candidata a legisladora porteña, el microcosmos de los medios y las redes sociales conoció una nueva epifanía reaccionaria. No está capacitada para el cargo, dijeron. La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires sólo exige que los legisladores sean argentinos, tengan residencia en la Ciudad y sean mayores de edad, requisitos que Fernández cumple a rajatabla, aunque también es cierto que es mujer, joven y de izquierda. Digamos todo.

Por Sebastián Fernández para Nuestras Voces

Desde que Ofelia Fernández, ex presidenta del Centro de Estudiantes del Colegio Carlos Pellegrini, activista feminista y militante política, aceptó presentarse como candidata a legisladora porteña por el Frente de Todos, el microcosmos de los medios y las redes sociales conoció una nueva epifanía reaccionaria.

Eduardo Feinmann, quien ya había tratado de “chiquita” a la actual candidata durante las tomas estudiantiles del 2017, fue uno de los primeros en escandalizarse“A los Fernández les gusta los piqueteros. Eligieron no a uno de los mejores promedios del Pellegrini sino a una tomadora de colegios”, explicó con sincero fastidio, antes de reconocer “yo sé que la piba es mucho más inteligente que yo, lo tengo recontra claro. Yo sé que soy un viejo de mierda, no tengo ningún problema, lo acepto. Y sé que ella me da vuelta como una media. Y sé que me ha pegado unos paseos bárbaros y ojalá me los siga pegando. Lo que no acepto de ninguna manera es este idioma inclusivo tilingo que están permitiendo rectores, decanos, funcionarios públicos, no se puede. La Real Academia española dijo que no era necesario, porque la palabra todos incluye a todos, no hace falta que le pongas todes”.

Feinmann, periodista político, no analiza las propuestas de Fernández ni la plataforma que propone su espacio político, sino su uso del lenguaje inclusivo, como si fuera un virus que debemos frenar con el apolillado escudo de la Real Academia Española. Lo notable es que nunca antes usó esa vara para medir candidatos que usaran expresiones del lunfardo, por ejemplo, que tampoco recomiendan los reales académicos. En todo caso, ni el lenguaje inclusivo ni el lunfardo son obligatorios, alcanza con evitarlos si no estamos de acuerdo con su uso; mientras que las políticas que los legisladores votan, en cambio, no son opinables y debieran preocupar un poco más a nuestros periodistas serios.

El fastidio de Feinmann tuvo eco en las redes sociales, en las cuales algunas almas de cristal consideraron que Ofelia Fernández no está “capacitada” para el cargo electivo al que aspira. En realidad, la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires sólo exige que los legisladores sean argentinos, que tengan residencia en la Ciudad y sean mayores de edad, requisitos que Fernández cumple a rajatabla, aunque también es cierto que es mujer, joven y de izquierda. Digamos todo.

Esas mismas almas de cristal no exigirían una “capacitación” a Daniel Oyarzún, carnicero candidato a concejal en Zárate en la lista de Juntos por el Cambio, cuya única carta de presentación es haber aplastado con su auto contra un semáforo a un ladrón que lo había asaltado en su local, lo que le provocó la muerte. Por otro lado, teniendo en cuenta que Evo Morales no terminó la secundaria y que Lula Da Silva era tornero y nada de eso les impidió llegar a la presidencia de sus países respectivos, ¿qué “capacitación” deberíamos exigirle a nuestros legisladores, cuya única responsabilidad consiste en representarnos?

Pero lo más asombroso es que el mismo sentido común antipolítico que exige estándares imaginarios para que un ciudadano pueda representar a sus pares en la Legislatura, ya que considera que es una tarea compleja que requiere de una experiencia específica, suele exigir que nuestros legisladores ganen menos o dispongan de menos recursos para llevar adelante esa tarea tan compleja.

Es el famoso Legislador de Schrödinger, al que se le exige una formación extraordinaria y se le ofrecen recursos escasos.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here