Argentina entra en el mercado de la «carne de laboratorio»

0
29
carne-artificial

Argentina no se queda atrás en el desarrollo de esta industria del mercado de los artificiales.

Bajo la previsión que de que en unos 10 años caerá el consumo de carne animal, el laboratorio nacional Craveri está investigando la producción de alimentos alternativos.

El proceso comienza con la obtención de una pequeña muestra del tejido muscular del animal vivo, en un procedimiento rápido, inofensivo y bajo anestesia. Esa biopsia se transporta en un medio de cultivo controlado desde un campo en Atalaya, donde se realizan procedimientos para aislar células de un tipo particular, denominadas satélites, cuya función natural es crear nuevos tejidos cuando los músculos son dañados. Esta capacidad es la que se aprovecha para la fabricación de la carne cultivada.

In vitro, con nutrientes y factores de crecimiento, las células proliferan del mismo modo que lo harían en el animal, hasta multiplicar esa pequeña muestra millones de veces, y constituir estructuras fusionadas de 0,3 milímetros de largo, denominadas miotúbulos. Estos se colocan en un soporte que favorece la tendencia natural de las células a contraerse, de modo que se formen pequeños anillos de tejido muscular.

El principal argumento de la «agricultura celular» es dar una respuesta al crecimiento poblacional y sus necesidades alimentarias, ofreciendo una producción sustentable a partir del cultivo de células, que eviten el sacrificio animal. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here